Ventajas del Renting

CONTABLES:

La cuota del renting se contabiliza directamente como un gasto corriente, evitando diversos asientos contables (activar los bienes, registrar el endeudamiento, contabilizar las amortizaciones…).
Integra, en un pago mensual, los diferentes servicios que de otra forma deberían contratarse por separado.

 

FINANCIERAS:

Permite la utilización del bien sin tener que realizar desembolso por su compra.
No se computa como endeudamiento y, por tanto, no reduce la capacidad de crédito (lo que permite utilizar este recurso en otros casos).
Se tiene conocimiento, a priori, de todos los costes del renting (facilita la asignación de un presupuesto anual fijo y ofrece la tranquilidad de no tener “desagradables sorpresas”).

 

FISCALES:

Para las empresas y los profesionales liberales cuyo bien esté destinado a la actividad profesional, la cuota de renting es un gasto deducible hasta su totalidad.
Asimismo, el IVA de la cuota es compensable hasta el total.

 

GENÉRICAS:

Reduce los costes internos y el tiempo de gestión de los bienes (negociación de compra, contratación del seguro, gestión del mantenimiento, pago de impuestos, resolución de incidencias, venta…) cediéndolo a especialistas.
Elimina la pérdida de valor en la venta del bien usado.
Obtiene mejores condiciones económicas al beneficiarse de las economías de escala de la entidad de renting.
Cualquier persona puede utilizar el bien.
Permite disponer del bien en condiciones de uso perfectas, sin coste adicional, lo que proporciona la máxima seguridad y transmite la mejor imagen.

 

VER ARTICULO